Tal y como está el tiempo, parece que la primavera se resiste. Pero, a partir de ahora, ya hay canciones que empiezan a despuntar como las canciones del verano.

Al menos yo, me he pillado alguna vez cantando o bailando una de esas canciones malas, malérrimas que por obra del destino se hacen famosas…

1. Tata Golosa y sus micrófonos. Otra cosa no sé, pero enseñar a contar del 1 al 2, eso lo consiguió.

2. El Chombo y su Chacarrón mocarrón. He intentado contaros algo más de esta canción pero no he entendido nada más.

3. Las Ketchup con el Aserejé. ¿Quién no se sabe su baile? Lo que hicieron perfectamente fue sincronizar a discotecas completas. Y eso, tiene mucho mérito.

4. Lorna y su Papi chulo. Con esta canción aprendí que después de cada verbo puedes decir ummmm y todo está bien.

5. El Koala con (nunca sabré cómo se escribe, pero me la juego) Yo viacé un corrá o Yo voy a hacer un corral. Sin comentarios. Soy muy FAN.

6. Chikilicuatre con el Chikichiki (ojo, que este vídeo es con nuestra amiga la de los micrófonos… Muerte y destrucción).

7. Karmele con el Tsunami. No se si lo canta o es que ella habla rarito…

8. El pollito pío. Menos mal que el tractor se lo carga, si no me lo hubiera cargado yo.

9. El baile del serrucho (no, con los años no aprendemos sobre buena música, vamos a peor).

10. Joseph Fonseca y el Caballito de Palo. Temática culta donde las haya.

 

Hay que decir que nos gusta mucho criticar pero… ¿quién no se las sabe todas y las baila como si fueran sus favoritas? Al menos, yo lo hago.

¿Algo que añadir?