El día de año nuevo puede ser un día duro. Los excesos de nochevieja se acaban pagando.

Os traemos una lista de consejos y cosas que hacer para intentar afrontar este día.

  1. Bebe agua. Es posible que salieras de fiesta, así que hidrátate. Es necesario para sentirte bien y reducir los efectos de la resaca.
  2. Unos churros con chocolate. Una buena idea puede ser ir a comprar churros para desayunar con la familia a primera hora de la mañana, ¡empieza bien el año!
  3. Sofá, manta y película. Un clásico. Tírate en el sofá y ponte esa película que tienes pendiente. Otra alternativa si te ves con más fuerza es ir al cine.
  4. Plantéate hacer una lista de propósitos para el año nuevo. No significa que tengas que cumplirla, escribirla te ayudará a organizarte un poco la mente.
  5. Juegos de mesa. Otro clásico, y si puede ser, en familia. Quítale el polvo al viejo monopoly, o atrévete con ese juego que tienes sin estrenar en un cajón.
  6. Felicita el año nuevo. Haz un repaso de tus contactos, y felicita el año a esos pocos que se te escaparon la misma noche de nochevieja. Pasa a visitar a tus familiares más mayores; lo agradecerán.
  7. Aprovecha para empezar a leer un libro. Año nuevo, propósitos nuevos. Aprovecha que no tienes ganas de hacer nada y empieza a leer el libro que tienes pendiente desde hace tiempo. ¿Qué mejor momento que ahora?
  8. Una buena comida. Seguramente en nochevieja tuvieras una buena cena. Pero también es posible que acabaras saliendo hasta tarde. Aliméntate bien el día de año nuevo, hay que recuperar la energía perdida. ¿Y las dietas? Pueden esperar al día siguiente 🙂
  9. Se amable. El día de año nuevo no es un día más, es el primero de un nuevo año. Aprovecha para tomarte las cosas con más calma, sé más amable y comprehensivo con los demás. Te lo agradecerán y seguro que tú también lo agradecerás. Al fin y al cabo el primer día será el que guiará el resto de días del año.
  10. Hasta ahora todo ha sido muy tranquilo. Seas muy casero o no, puede ser un buen día para salir a la calle. Sal a dar un paseo. La calle está esperándote. Seguro está despejada y que un poco de aire frío en la cara te vendrá bien.

¿Algo que añadir?